aglutenados.com.ar

INTERNACIONAL


La Vida Gluten Free en Guatemala

A diferencia de hace cinco años, cuando inicié este camino, la curva de aprendizaje y adaptación de un paciente celíaco en Guatemala es más corta y menos confusa; aunque con esto no quiero decir que sea fácil ni que exista una plena consciencia de la enfermedad y sus cuidados. A niveles urbanos, mayor probabilidad existe de encontrar conocimiento del tema y por lo mismo, más opciones de comida.

La mejor forma de sobrellevar un diagnóstico de forma positiva es apoyándose en quienes han logrado acumular conocimiento previo y pueden aconsejar con propiedad, aun más que muchos médicos y apoyados con la tecnología y los medios digitales se facilita el acceso a la información. Existen varias páginas de Facebook funcionando de manera voluntaria y con medios propios, las cuales proveen información constantemente, además publican consejos, recetas y sugerencias de restaurantes.



Existe una Asociación de Celíacos de Guatemala cuya única forma de contactarles es por medio de Facebook, sus publicaciones se pueden ver con poca frecuencia y en los últimos años han organizado algunos eventos en los que han contado con el apoyo de un médico que suele dar una charla sobre el tema. Habiendo sido testigo de estos eventos, puedo decirles que la afluencia ha sido limitada pero el nivel de interés de los asistentes es muy alto.


Una de las principales fuentes de ayuda es la página de Facebook Vida Gluten Free, cuya visón es generar conocimiento sobre la enfermedad y aportar a la comunidad de celíacos información relacionada a los cuidados de la misma, complementada con experiencias de sus administradores


De la espontaneidad de un grupo de celíacos, también se ha generado una comunidad virtual por medio de un grupo de Whatsapp. En él, quienes participamos de forma activa, logramos tener consejos de manera casi inmediata. Nunca suelen faltar las preguntas de último momento para saber que comida ordenar en algún restaurante o qué ingrediente utilizar. El grupo ha crecido únicamente por el boca a boca, pero siempre es bueno contar con más personas que requieran apoyo o que puedan brindar ayuda sin ningún interés.


Para salir a comer, por desdicha, aun no existe un restaurante que sea 100% garantizado el control de la comida libre de gluten; aunque sí es posible encontrar algunos lugares que ofrecen soluciones especializadas, pero se combinan con el menú habitual, lo cual se convierte en algo de riesgo para un celíaco En algunos lugares se puede solicitar algún plato con ciertos cuidados, pero los riesgos siguen latentes.



Cada experiencia es distinta y basándome en la propia, prefiero irme por la opción más segura: preparar la comida en casa; es cierto que puede ser tedioso, pero los mejores cuidados ocurren en nuestra zona de influencia. En Guatemala es muy sencillo encontrar frutas, verduras, legumbres y carnes, cuya naturaleza sin gluten requiere un poco de ingenio para prepararlas.



Una de las comidas básicas y de consumo diario es la tortilla de maíz, que suele combinarse de manera indiscriminada en la mesa. La cocina tradicional, suele tener muchos condimentos que por la naturaleza no debería contener gluten, pero a raíz de lo accesible que es adquirir el consomé (o caldo en cubos como suele llamársele también), puede convertir una comida segura en teoría, en algo dañino para un celíaco que se confíe.



En supermercados de cadena es posible encontrar productos etiquetados como seguros: pastas, enlatados, galletas, premezclas y aderezos entre los principales, en su mayoría provenientes del extranjero. Localmente son escasos los productores aun que pueden certificar sus productos y quienes si están en posibilidades, prefieren evitar el proceso regulatorio porque implica gastos adicionales; aunque eso no es de extrañar, porque las normas sanitarias en todos lados, suelen volver ineficiente cualquier proceso de desarrollo de un producto.


Fuera de supermercados si es posible encontrar productos artesanales como galletas, pasteles y pan. La mejor forma de venderlos es por medio de redes sociales y atienden pedidos de manera directa. Recientemente una marca de postres abrió un local especializado en una zona exclusiva de la ciudad, como suele ser lo normal, los precios son altos, pero es bueno que se logre tener opciones.


Oficialmente carecemos de cifras que puedan soportar estadísticamente la incidencia de la enfermedad. Si en áreas urbanas y en círculos de personas con un nivel básico educativo, es un tema aún desconocido, más abajo de la pirámide se vuelve más limitado el acceso a la información.


En cuanto regulaciones, no se cuentan con algún apartado específico relacionado con la celiaquía y tampoco existe ningún tipo de ayuda estatal como pasa en otros países. En el sistema de salud pública la capacidad de diagnóstico es limitada debido a la precariedad de los hospitales y centros de salud que suelen enfocarse en atender las necesidades básicas.


El panorama en el mediano plazo pareciera alentador, cada vez se va teniendo más consciencia sobre esta condición. Veo de manera muy positiva que se está instalando un restaurante dedicado 100% a comida sin gluten, cada vez los restaurantes empiezan a incorporar opciones que van ampliando el espectro de posibilidades. En cuanto a la ayuda del gobierno creo que permitir la libre importación de productos especializados beneficiaria mucho a una caída de precios.


Al final del camino, la condición de celíacos es mejor verla como un estilo de vida que depende de uno mismo para sobrellevarlo de la mejor manera. La actitud y la apertura a escuchar sugerencias es la mejor ayuda que uno puede recibir.


Francisco Santos



Celíaco, vive en Ciudad de Guatemala.


vidaglutenfree@gmail.com / Facebook/vidaglutenfree 



 


 

banner-edicion-actual-ok-path-30-copia.jpg
banner-web-290x80-px.jpg
naquet.jpg
celishop.jpg
sabores-sin-tacc-web-marzo-2017.jpg
aviso-web-ganofi-edic-25.jpg
banner_schar.jpg
banner-leiva.jpg
banner-web-frigor.jpg
aglutenados-web-nuevo.jpg